Blogo Navideño –

Buen día:

La navidad es algo bastante íntimo, por su significado. Valga su redundancia, no existen dos navidades similares.

La navidad es algo tan personal como lo es la huella digital, debido a las experiencias, nuestras alegrías, nuestros dolores.

La simbología, los sonidos, los colores, los personajes o caracteres que inundan el ambiente.

La lucha del paganismo en contra de la verdadera natividad. Las ofrendas, unas por amor, otras por obligación.

Sin mencionar el burdo comercionalismo y las tarjetas de crédito, que son las verdaderas ganadoras financieras.

Generaciones del dólar, germinación de paz a base de dolor.

Pienso en mi, [antes fui yo] y en mis hijos. Pienso en mis parientes cercanos y lejanos. Algunos más allá del panteón.

Reza el himno: “Gloria a Dios en los cielos, y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad”

Si alguien conociera al que descubrió el arte, de fabricar objetos de plata a base de los faltos de fe.

Los juguetes fabricados en la China, que hasta ahora alguien se fija diciendo que son peligrosos. Cuando yo estaba chiquito nadie se fijaba, yo menos.

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios”. Dijo Jesús de Nazaret. “Que importa” dice un bloguero, añadiendo: “lo que importa es mi verbo”.

La navidad debería ser un lugar lejos del mercado, eso incluye los templos que se convierten en mercados.

Lejos de los motores políticos, económicos y paganos. La navidad pertenece en su nacimiento: En un pesebre.

Rigal 12/24/07