El Pueblo Opina

ABROGARSE DEL APOYO TOTAL DEL PUEBLO ES UN ABSURDO.

Por : Luis Humberto Peñate Orantes.
“Esta es la respuesta contundente de un pueblo que nos apoya”. Casi un millón y medio de votantes no los apoyaron y cuatro millones que no votaron no los apoyaron, entonces, ni el FMLN ni ARENA , si hubiese ganado, representa la voluntad de todo un pueblo.
En todo caso, es la voluntad de las personas que votaron por el partido ganador.
Ahora bien, HAY ciudadanos de conducta rara, que todo el tiempo han comido con los empleos que les han dado los gobernantes en turno y que han vividos más o menos bien con los empleos de la empresa privada y que se han congraciado con los partidos que han llegado al poder y ahora, se convierten en sus enemigos, resaltando errores de uno y virtudes del otro. Son gente que se mueve con las aguas que mejor les conviene.
Un hombre debe ser de talla entera. Debe reconocer que no todo es perfecto y no cambiarse de ideología o religión, según su conveniencias. Si no ayuda, no estorbe, con comentarios que nada más hacen que arda más el fuego, porque la verdad, sería duro regresar al pasado.
Hay que reconocer que tenemos graves problemas, que hemos tenido en el pasado gobiernos espurios, que los ricos no han podido despertar a una conciencia social que beneficie a la clase trabajadora, pero debemos ser lo suficiente honestos, para darnos cuenta que los cambios de ideologías en los sistema de gobierno, no resuelven esos problemas, porque si así fuera, el pueblo entero hubiera votado por una ideología de esperanza, por un paraíso aquí en la tierra.
El gran partido de la clase obrera, de los trabajadores, de los pobres, de los miserables, de los explotados, ha ganado, debemos darle gracias a Dios y agradecer a ese millón y medio que los eligió y esperar con fe el proceso de los cambios anunciados de construir la plataforma que nos promoverá al desarrollo a través de la salud, la educación y el trabajo. Que demos apertura a un clima de seguridad, paz y estabilidad, para que hayan inversiones, que paguemos nuestra deuda externa y ya no sigamos endeudando a la nación, que seamos más honrados e inteligentes para gobernar, para que todos los sectores se dediquen ayudar a levantar a nuestro caído país.
Si eso fuese una realidad en el próximo período presidencial, desde ya se puede asegurar que todos los dirigentes, pueden levantar el grito en libertad, para decir que todo el pueblo les apoya, porque solo los necios y los ambiciosos de poder, podrán ser los que no esten de acuerdo, pero estos resultan ser un millón y medio, en comparación con los cinco millones y medio de habitantes de este pueblo que los vamos apoyar.

¿Por qué alguien estaría orgulloso de ser salvadoreño?

22 de Diciembre de 2013 a la(s) 6:0 – Herman Duarte

Por la mañana de un 6 de diciembre leí un artículo de Nelson Mandela en HBR, donde la lección principal era recordar los 27 años que pasó en prisión el señor Mandela y cómo perdonó a sus enemigos cuando salió.

No quiso tampoco destruirlos, ello a pesar de todo el daño que le causaron. Entonces, cuando pensemos en hacer daño a alguien, pensemos en nuestro Mandela interior, perdonemos y avancemos.

Este artículo se lo mandé a mi único amigo de Sudáfrica –aunque no por ello significa que sea el único que conozco–. Le dije que era un artículo muy bueno que había leído (cortesía de un hombre que, además de darme una oportunidad cuando la necesitaba, me ha dado muchos consejos de vida, un hombre que sin duda puede llegar a ser un gran Batalla) en horas de la mañana (hora local), y que se lo recomendaba, no sin antes decirle que debería sentirse orgulloso de ser sudafricano.

Entrada la noche, me perdí en Google y llegué a www.elsalvadorhistorico.org; en esa página leí datos curiosos sobre acontecimientos históricos salvadoreños, como, por ejemplo, la historia de quién fue Justo Armas, impresionante revelación en verdad. Leí también sobre la bondad detrás del nombre de hospital que todo salvadoreño va a escuchar: Benjamín Bloom (y ese nombre me ha acechado en los últimos cinco años, pudiendo ser el nombre de uno de mis ángeles); o también entender la visión de la familia Murray para no permitir que, aunque les apagaron el fuego inicial, eso no fuera suficiente para extinguirles el fósforo para la combustión de las ideas para volver a empezar. Entre otros.

Pero, sin lugar a dudas, de todas las biografías que leí, la que más me marcó fue la del coronel Castellanos, ese hombre que como diplomático salvadoreño en Suiza ayudó, sin cobrar un tan solo centavo, a más de 40,000 judíos húngaros, emitiéndoles un certificado de nacionalidad salvadoreña para que pudieran escapar de las garras de la maquinaria del holocausto nazi. Este hecho se vuelve más significativo tras entender que en el momento en que esto se dio, El Salvador fue el único Estado en todo el mundo que se prestó para hacer esto. Ningún otro país extendió su mano; por el contrario, algunos la recogieron y voltearon la cara.

El Salvador es una nación que ha sido manchada por períodos tristes y de retrasos en los años recientes, los cuales han golpeado la moral de nuestra impecables lagos y nuestros cielos de púrpura y oro; pero historias como las que leí el 6 de diciembre me han hecho entender que la grandeza de nuestra nación radica en su gente, en su noble pueblo que salta ante las injusticias, que lucha ante las adversidades y que ha cumplido con la función de generar esperanza para aquellas personas que necesitaban saciar la sed de un futuro mejor. Este es un indicador de que aún en los ocasos más oscuros de la vida siempre hay un Salvador.

Entrada la madrugada, y después de leer más biografías de salvadoreños y de reflexionar sobre lo orgulloso que me volvía a sentir de ser salvadoreño, recibí un mensaje de Johan, mi único amigo de Sudáfrica, diciéndome que se sentía orgulloso de ser sudafricano.

En ese momento supe que se trataba de mi ángel, con esa manera peculiar con la que estos seres de luz se comunican, informándome que yo también tengo razones para enorgullecerme de ser de la nacionalidad que soy: salvadoreño.

 

Fuente:  http://www.laprensagrafica.com/2013/12/22/por-que-alguien-estaria-orgulloso-de-ser-salvadoreno

Puetiadas.

Hay poetas y hay unos que se creen poetas… ¿Quién sabrá? El chiste es que en la multitud de “literarios”, existen algunos que se creen “mejor” que otros por virtud de exceso de palabras. En el blog español Neorrabioso por “chiripa” me encontré algo bastante divertido. Como una guerra de las galaxias el lado más poético de la indignación ibérica surgen algunos “tetuntazos” verbales.
El odio queda “pachito” y lo que abunda es la imaginación y la excesiva y florida plétora de verbos entre escritores. Mi respeto para Neorrabioso.

Nicolás Cabral contra Vargas Llosa.
El engaño de los medios que privilegian la opinión sobre el pensamiento ha encumbrado a figuras como Vargas Llosa. Articulista peso mosca, quien ahora lamenta la decadencia de la cultura occidental es la encarnación del más flagrante cinismo. En tanto plumífero de las peores causas, su prosa escolar colabora secretamente en el fenómeno que denuncia desde el púlpito.
(Nicolás Cabral, “Vargas Llosa, el brillante”, La tempestad, 23 de septiembre de 2010)

Borges y Bioy Casares contra Unamuno
Viernes, 19 de junio. Come en casa de Borges. Leemos poemas de Unamuno, sobre quien dará una conferencia (Unamuno, poeta).
BORGES: “¿Y si les digo que después de leer los poemas de Unamuno he resuelto hablar sobre cualquier otro?”.
BIOY: “Qué torpeza, que fealdad idiomática. Para lograr una rima llega a cualquier sacrificio. En uno de sus mejores poemas dice eterno nido porque necesitaba la rima. A veces no se sabe cuál es el ripio. Si en una línea escribe silla, en otra pone cilla. Nunca fluye con naturalidad”.
BORGES: “¿Quién será tan torpe? En otros idiomas no conozco poetas tan torpes”.
BIOY: “Quizá, en sus versos, Güiraldes. Uno se pregunta: ¿Por qué se ponen a escribir, si les cuesta tanto? Hace mal leer esto: uno se siente en un mundo en que el defecto y la chapucería son la norma, lo único posible. Uno teme el contagio, lo descubre en uno, la facilidad y la belleza parecen inalcanzables, sobrevienen el abatimiento y uno correría a suicidarse. Hoy leí Weir of Hermiston”.
BORGES: “Bueno, Stevenson, qué diferencia”.
BIOY: “También los Machado, Darío, López Velarde, Lugones, Banchs… ¡Qué diferencia!”.
BORGES: “Ahora que me comprometí, mejor seguir adelante. Hablaré de la poesía intelectual. La idea de que se la podía oponer al modernismo me atrajo. De todas maneras, aunque lo elogie, la tibieza aparecerá”.
(Adolfo Bioy Casares, Borges, Destino, Barcelona, 2006, págs. 1034-1035).

Aira contra Sábato
A Sabato no lo hemos tomado nunca muy en serio. Y sorprende un poco que alguien se lo pueda tomar en serio. Es un señor que tiene aristas muy risibles: esa vanidad, el malditismo… Malditismo que no condice con su personalidad. Es un señor perfectamente racional que juega al maldito. Así, se ve obligado a escribir constantemente en sus textos la palabra angustia, la palabra dolor… y claro, eso no funciona.
(César Aira, en “El mejor Cortázar es un mal Borges”, entrevista de Carlos Alfieri para el diario Clarín, 9 de octubre de 2004).

Gombrowicz contra Borges
Borges y yo somos polos opuestos. Él se halla enraizado en la literatura, yo en la vida. A decir verdad, yo soy antiliterario. Lo que decía Borges no me parecía de la mejor calidad; era demasiado limitado, demasiado literario, paradojas, frases ingeniosas, sutilezas, en una palabra, el género que más detesto.
(…) El Borges hablado, ese Borges de conversaciones, de conferencias, de entrevistas, y también de los ensayos y las críticas, siempre me ha parecido pobre, y más bien superficial. En la Argentina me citaban a menudo como excelentes las frases ingeniosas de Borges. Pues bien, siempre sufría una decepción. Aquello sólo era literatura, y ni siquiera de la mejor.
(…) ¿Quién demonios es, en comparación con las montañas de revelaciones sartrianas, un Borges argentino, sopita aguada para literatos?
(Witold Gombrowicz en “Witold Gombrowicz y Jorge Luis Borges”, de Juan Carlos Gómez, en Elortiba.org)

Borges contra Góngora
Estuve leyendo las Soledades y el Polifemo: son activamente feos. Leí todo Polifemo: es horrible. Góngora, en Polifemo, se especializa en la fealdad vistosa. Le gustan palabras como corcho, escamas, chupar, vomitar, nácar y perlas. Le gusta un sistema de balanzas con platillos que se estabilizan, bajan o suben: si dice que algo es noble, otro es humilde, esto blanco, esto negro, todo articulado por palabras como aunque, no tanto, sin embargo, no menos. Esto es un error: como la literatura es una máquina, debe ser clandestina, un poco misteriosa. El de Góngora es un mundo de mecanismos verbales. No imagina lo que dice y es esencialmente grosero: escribir que el agua del Nilo vomita riquezas es una grosería y una estupidez. ¿Cómo no advierte que ese verbo no le conviene? Quería usar palabras latinas, y eso le bastaba. La idea que tenía del ingenio era bastante rara. Cualquier oposición, negro-blanco, muerte-vida, lo atraía y le parecía ingeniosa. Dámaso Alonso ha prosificado Las soledades, es decir ha quebrado los hiperbata y ha restituido la sintaxis, sin advertir que dejaba en descubierto la pobreza mental de Góngora.
(Jorge Luis Borges, el 27 de febrero de 1982, recogido por Adolfo Bioy Casares en Borges, Destino, Barcelona, 2006, págs. 1567 y 1568)

Borges contra Arlt
Era muy ingenuo. Se dejaba engañar por cualquier plan para ganar mucha plata, por descabellado que fuera, a condición de que hubiera en él algo deshonesto. Por ejemplo, se interesó mucho en el proyecto de instalar una feria para rematar caballos, en Avellaneda. El verdadero negocio consistiría en que clandestinamente cortarían las colas de los caballos, venderían la cerda y ganarían millones. Un negocio adicional: con las costras de las mataduras del lomo fabricarían un insecticida infalible.
Era comunista: se entusiasmó con la idea de organizar una gran cadena nacional de prostíbulos, que costearían la revolución social. Era un malevo desagradable, extraordinariamente inculto. Hablábamos una noche con Ricardo Güiraldes y con Evar Méndez de un posible título para una revista. Arlt, con su voz tosca y extranjera, preguntó: “¿Por qué no le ponen El Cocodrilo? Ja, ja”. Era un imbécil.
En Crítica, estuvo dos días y lo echaron porque no servía para nada. No sabía hacer absolutamente nada. Me explicaron que sólo en El Mundo supieron aprovecharlo. Le encargaban cualquier cosa y después daban las páginas a otro para que las reescribiera. Dicen que reuniendo sus aguafuertes porteñas, que son trescientas y pico, podría hacerse un libro extraordinario. Imagínate lo que será eso. Las escribía todos los días, sobre lo primero que se le presentaba. Menos mal que algún otro las reescribió.
Me aseguran que después se cultivó y leyó a Faulkner, y que eso lo demostró en un artículo de dos páginas, algo magnífico, en que estaba todo: “Sobre la crisis de la novela”. Qué título. Ya te podés imaginar la idiotez que sería eso. Lo que pasa, según Arlt, es que la gente no comprende lo que es la novela, por eso hay crisis de novelas. En la novela cada personaje debe tener un destino claro, como el destino del tigre es matar. ¿Te das cuenta? Tiene que valerse de un animal para significar la sencillez del destino. Más que personajes describiría muñecos”.
(Jorge Luis Borges, recogido por Adolfo Bioy Casares en Borges, Destino, Barcelona, 2006, pág. 249).

Truman Capote contra John Updike
Odio a Updike. Me aburre todo lo que tenga que ver con él. Es como una porción de mercurio: póngase una gota en la mano y trate de aferrarla. Se deslizará a un lado y a otro y no podrá cogerla, no sabrá qué hacer mientras corre por sus dedos. En cualquier caso, es muy amanerado. Hay una cosa que se llama estilo, y luego está el estilista. Yo me considero un estilista. Updike no lo es, porque tiene un estilo afectado que ni siquiera le pertenece. Sencillamente, siempre lo retuerce todo en cierto modo. Se nota lo artificial que resulta el vocabulario, se vuelve uno tan consciente de ello, se ve con tanta claridad en su manera de construir el relato que se pierde absolutamente el contacto con la narración por el efecto que produce el retorcimiento de la frase, la falta de naturalidad en la rima y el ritmo de ese “estilo” afectado que, en mi opinión, despoja a su obra de toda fuerza narrativa. Y así ha sido desde que por primera vez leyera su libro The Poorhouse Fair. En el momento en que lo leí, comprendí lo que pasaba, lo que andaba mal en su manera de escribir, y nunca me he apartado lo más mínimo de esa opinión. No ha hecho más que fortalecerse y hacerse más sólida cada vez.
(Truman Capote, entrevistado por Lawrence Grobel y recogido en Conversaciones íntimas con Truman Capote, Anagrama, Barcelona, pág. 138 y 139, traducción de Benito Gómez Ibáñez).

Fogwill contra Alan Pauls
Alan Pauls hace en El pasado un parricidio malo, porque a lo largo de todo eso, hace la misma operación de Borges: que los mocasines, que la modernidad, que la droga, que esto, que lo otro, que el yate, que la regata Río de Janeiro-Ciudad del Cabo. Todo eso. Y en ningún momento dice que yo escribo mejor que él. Y eso es lo primero que tendría que decir. Yo digo, por ejemplo, él sabe mucho más francés que yo. Punto. El tiene una mejor formación académica que la mía, que es nula. Eso lo reconozco. Pero yo sigo diciendo que yo escribo mucho mejor que él. Que si vamos a un taller literario, con alguien, el alumno estrella voy a ser siempre yo, porque me van a dar un ejercicio y yo una página se la hago en tres minutos, cuando él empieza a pensar con qué estrategia abordar —abordar subrayado— el texto. ¿Entendés?
(Fogwill en “Fogwill en pose de combate”, entrevista de Martin Kohan para la revista Ñ de Clarín, 25 de marzo de 2006).

Bolaño contra Neruda
A mí Neruda me gusta bastante, tal como lo digo en ese cuentito. Un gran poeta americano. Muy equivocado, por otra parte, claro, como casi todos los poetas. No era el sucesor de Whitman, en muchos de sus poemas, en la estructura de esos poemas, sólo podemos ver ahora a un plagiario de Whitman. Pero la literatura es así, es una selva un poco pesadillesca en donde la gran mayoría, la inmensa mayoría de escritores son plagiarios. Hay algunos jóvenes con voz propia, pero no saben escribir, lo que es un desastre. Entonces esos jóvenes van a los talleres literarios o a la universidad para aprender a escribir y cuando ya saben escribir no tienen voz propia. En fin, qué le vamos a hacer. Neruda, en algún momento de su vida, pensó que él era el paradigma del poeta, y se equivocó. Pero la verdad es que todos los poetas, en algún momento de sus vidas, se creen la muerte.
Roberto Bolaño en “Siempre quise ser un escritor político”, entrevista de Demián Orosz, La voz del interior, 26 de diciembre de 2001).

Bolaño contra Isabel Allende, Skármeta y Teitelboim
Puestos a escoger entre la sartén y el fuego, escojo a Isabel Allende. Su glamour de sudamericana en California, sus imitaciones de García Márquez, su indudable valentía, su ejercicio de la literatura que va de lo kitsch a lo patético y que de alguna manera la asemeja, en versión criolla y políticamente correcta, a la autora de El valle de las muñecas, resulta, aunque parezca difícil, muy superior a la literatura de funcionarios natos de Skármeta y Teitelboim. Es decir: la literatura de Allende es mala, pero está viva; es anémica, como muchos latinoamericanos, pero está viva. No va a vivir mucho tiempo, como muchos enfermos, pero por ahora está viva. Y siempre cabe la posibilidad de un milagro de un milagro. No sé, el fantasma de Juana Inés de la Cruz se le puede aparecer un día y le puede dar una lista de lecturas. El fantasma de Teresa de Ávila. En el peor de los casos el fantasma de Pardo Bazán. No se puede decir lo mismo de la literatura de Skármeta y Teitelboim. A esos no los salva ni Dios.
(Roberto Bolaño, recogido por Javier Huerta Calvo en “Bolaño, entre el enigma y la leyenda”, Revista LEER, Nº 210, Marzo 2010, pág. 18).

Bukowski contra Shakespeare
Shakespeare es ilegible y está sobrevalorado. Pero la gente no quiere escuchar esto. Uno no puede atacar templos. Ha sido fijado a lo largo de los siglos. Uno puede decir que tal es un pésimo actor, pero no puede decir que Shakespeare es mierda. Cuando algo dura mucho tiempo, los snobs empiezan a aferrarse a él, como ventosas. Cuando los snobs sienten que algo es seguro, se aferran. Pero si les decís la verdad, se ponen salvajes. No pueden soportarlo. Es atacar su propio proceso de pensamiento. Me desagradan.
(Charles Bukowski, entrevistado por Seann Penn en 1987 para la revista Interview, Página12, 27 de junio de 2004).

Dale like o Compartelo con tus comunidades de puetas.

LA DINAMICA DE UN GRUPO DEPENDE DEL GRUPO

LA DINAMICA DE UN GRUPO DEPENDE DEL GRUPO

Siempre que existen dos o más personas en un espacio, se origina el fenómeno de intercambio de ideas, y las palabras son simplemente el vehículo que acarrean dichas ideas. Independientemente si las mentes de los integrantes de un grupo son afines, o sin están en un desacuerdo, la esencia es la misma.

Todo en la vida terrestre tiene un inicio, un intermedio y un final. Basado en las leyes físicas que dictan tiempo, espacio y velocidad así es. El rehusarnos a entender, aceptar o siquiera imaginar no afecta su resultado.

De eso se trata la dinámica, y para comprender el estado de la misma se deben considerar los elementos que comprenden su elasticidad, ya que no existen grupos idénticos, es totalmente imposible.

La dinámica es diferente al tráfico, porque el tráfico puede ser débil o fuerte, tampoco depende del número de personas. En teoría se puede suponer que mientras más personas hay en un grupo, existe más participación, una noción totalmente errónea.

En todo grupo existen los que proporcionan la información y los que reciben la información, es la única forma que puede existir ya que no existen terceros elementos. Unos escriben y otros leen, unos participan y otros no.

Dentro de los dos sectores también se pueden definir en dos clases: “Activos vs. Pasivos”. La dinámica depende del intercambio entre ambos, en términos reales, la clase activa genera pensamientos, estimula las neuronas de su audiencia. Emite cierto tipo de reflexión o al menos aunque sea una mínima chispa de pensamiento.

Dada la naturaleza de los grupos claro está, no se puede generar absolutamente nada, si los integrantes de un grupo ni si quiera abren los mensajes a ser leídos.

Dentro de la inmensa gama de participantes, existe una variedad de estilos, caracteres, más bien, tipos de integrantes. Por ejemplo, en el grupo de AMIGOS GUANACOS, un grupo étnico en donde la audiencia proviene de El Salvador, en donde posee una estructura social, económica y política bastante polarizada, es bastante difícil, crear un ambiente donde se mezclen todos los elementos. Tarde o temprano surge fricción, discordia o algún tipo de desvió mental, dada las diferencias que puedan existir.

Tipos de personas:

Elitistas – Los elitistas guanacos, son una clase especial, se ven especial, actúan especial, piensan especial, dentro de un sistema social que los favorece, dentro de un grupo que se auto alimenta y se promueve entre sí por virtudes económicas y patrimoniales. El poder político y económico los hace notables, proveyéndolos con los atributos distintivos, dominados por la exclusividad y los efectos de su mismo circulo. La elite guanaca goza de ciertos privilegios gracias a la riqueza, formación académica, experiencia y conocimiento de otras culturas. Por la parte exterior, los “wanna-be” elitistas guanacos tienden a sonar arrogantes y desiguales, y quizás serian más adecuados para gobernar si en sus pensamientos y acciones fueran mas constructivos.

Burguesía: Aunque muchos confunden a los elitistas con los burgueses, no son iguales. Un Elitista puede ser burgués, pero un burgués no puede ser elitista (en su totalidad). Un bourgeoisie puede tener plata, pero no es sinónimo de tener “clase”. Un burgués puede ser un político influyente, pero puede ser un patán. Es más, un burgués puede surgir de la noche a la mañana gracias a sus habilidades oportunistas. Muchos de los burgueses guanacos, peleaban en contra de la burguesía, hasta que se convirtieron en burgueses. Esta clase social, ha sufrido severos cambios en esta década, pues es una nueva ola de privilegiados, que se creen formar parte de una sub-elite, sin haber tenido que haber atravesado el feudalismo, patriarcado,  en incluso haber trabajado para obtener sus riquezas, que son su etiqueta de autoproclamada nobleza.

Intelectuales o Iluminados: Sin entrar en lo místico o doctrinas ocultistas, nuestro sector intelectual más bien es un sector, crítico. Es una especie de intelectualismo con un efecto de entreguismo, a una causa o ideal, dependiendo de cuál ángulo se pueda estimar. Generalmente no sirve a un orden común, dado que con un preciso orden selectivo aísla cualquier tipo de “contaminación” intelectual. Tristemente en nuestro valle del Guanacaste existe una enorme cantidad de intelectuales “menteros” con una actitud de entreguismo colonial. Quienes en vez de servirle al bien común, le sirven a los medios, por consiguiente a los que están detrás de los telones, o sea a sus patrocinadores.  Para nuestra ventaja, existe un núcleo de verdaderos intelectuales que no están a la venta o disposición.

Artistas y Artesanos: Aunque se oye similar, si existe diferencia. “El arte es una herramienta para superar las barreras” dijo alguien. Lo siento no se quién. Estas son dos categorías con diferentes características y deben ser valoradas en fases por separado. A estas alturas la mente de algunos lectores podrá divagar y preguntarse “que tiene que ver esto con la dinámica de un grupo”.  Permítame desarrollar. Uno puede hacer un grupo para artistas y no atraer artesanos, y viceversa. Una artesanía puede ser única, o puede ser realizada en serie con fines de mercadeo. Sin embargo ambas clases son diferentes porque ambos pertenecen, o pertenecían a un momento cultural social o económico distinto. Se puede escribir un volumen completo acerca de este tema. Mas la intención aquí es marcar la diferencia entre un Artista nato que ama el arte y un Artesano que vive del arte. El Salvador se producen muchas obras de arte, ya que en una época dorada del ayer, a nuestro país le llamaban el país de la sonrisa, y había mucho turismo que compraba artesanías, hoy con tanta corrupción y vandalismo, el turismo se ha reducido a un turismo autóctono, en donde el porcentaje mayor del turismo es reducido a los hermanos lejanos que llegan al “paisito” a disfrutar de sus vacaciones.

Políticos – En este grupo no me refiero a los personajes que viven de la política, si no me refiero a las personas adictas a la politiquería crónica y renuente, esa gente que tiende a politizar todo,  ya sea en tono proselitista, o en actitud protestante. En pocas palabras, aunque el cambio llegue, este tipo de personas no reconocen el cambio por tanto ellos o resisten el cambio o no están conformes deseando otros cambios más. Algunos con merecida razón, porque andan en búsqueda de alguna promesa o de algún puestecito, otros simplemente porque se envician con el desorden viviendo en un pasado que ya no existe.

Plebe – Porque no, la plebe siempre ha existido, existe y existirá. Negar la plebe seria negar a los que la niegan. No se puede tapar el sol con un dedo. El vulgo se encarga de la popularidad, sea que la eleve o la destruya. Lastimosamente, dado a la severidad y dantesca realidad de nuestro verdadero pueblo. Lo que más abunda es esto. No por algo muchos capitalizan y hacen un mercadeo de tal. “El sexo vende”, dicen. “Métanle chistes a esta babosada, horóscopo así en letras grandes y brillosas”. Mi gente, mi barrio, el mercado central.  Escribe un poema y recibe cinco visitas, escribe un chiste y recibe cinco mil. Negarlo sería una mentira. No se debe de negar, pero tampoco se debe uno conformar o simplemente aceptarlo como un caso perdido, ya que criticándolo sin hacer nada es cultivar el analfabetismo colectivo. Cultivar la Cultura por otra parte es tener el deseo que aunque sea a paso lento, estamos promoviendo o generando un crecimiento a una conciencia global.

Trolls – Genero enfermizo que pulula el mundo cibernético, con afines de índole perverso. Más acá del intelecto del hacker existe una sub-especie de parásitos. Caballitos de Troya que en su mente subalterna hacen mal uso de su tiempo o pasatiempo y de sus accesorios para compartir su tormento en diversión, creando seudónimos cual por vil cobardía se esconden detrás de una máscara. Este tipo de liendres y ladillas anémicamente usurpan en contra de la dignidad, el respeto y el patrimonio de todo buen salvadoreño.

Filántropos – Existe gente que lo tiene todo y no da nada, hay gente que no tiene nada y lo da todo. En un tiempo, cuando no había malicia, así era nuestra gente. Era típico llegar a una finca y que los “colonos” siendo las personas más destituidas, menospreciadas y menos privilegiadas en todos los sentidos de la palabra, por ser hijos de esclavos, le regalaran a uno una tortilla con sal y frijoles. En un grupo no se pueden obsequiar cosas, pero si se puede obsequiar el tiempo, el talento, el arte. Una persona que ama –en términos fraternales y caritativos- es una persona que ayuda y da de su tiempo de una forma desinteresada. Digan lo que digan, los administradores de grupo, dan sin recibir nada, voluntariamente, se unen a un ideal, a una visión y creen en la misión de un grupo. Muchas veces sin recibir un tipo de agradecimiento, al contrario son sujetos a críticas y hasta insultos, gracias a la ignorancia.

Nostálgicos – Los grupos son centros nostálgicos, nuevamente, sujetos a que los oportunistas hagan mercadeo de ellos. Es común –no es que sea malo- ver en los grupos sociales, medios que transportan al lector a una época que fue y que no será jamás.  Es por eso que están de moda los conjuntos musicales del ayer. Cosas que reflejan un tiempo de nuestra historia que se considera un tiempo de paz.  Ningún manjar continental o Europeo se compara a un huacal de shuco a buen seis de la mañana con sus respectivos frijolitos y alguashte.

Valemadristas – En el mundo cibernético, también existen multitudes de “valemadristas”, una cosa es que no le interese algo a alguien y otro es que a esa persona le valga un pepino. Cierta actitud va más allá de ignorar, pues los valemadristas tienden a “expresar” su sentimiento. Lanzando palabras abrasivas y llenas de ronchas. Erróneamente nos pudiéramos imaginar que se trata única y exclusivamente de gente vulgar. Sin embargo para nuestra sorpresa, encontramos gente “supuestamente” intelectual que más allá de ignorar un mensaje, lanzan sus “opiniones”, sin importarles a quien o quienes  se llevan por los pies.  Tal como alguien que se avienta un ventoso sonoro y hediondo en un restaurante lleno de gente porque se cree que esta en su derecho y le vale madre cualquier otro principio.

Etnocentricos – Este tipo de ilusos, en vez de levantar al país más lo hunden, porque creen que El Salvador es por sobre todas las cosas del mundo mejor en todo. Algo así como los aficionados a la selección. Ser aficionado no tiene nada de malo pero hay que saber ubicarse, dentro de las posibilidades y las circunstancias. Hacer comparaciones absurdas que solamente se pueden interpretar en calidad de chiste, van más allá de enaltecer nuestro país, más bien lo hacen resaltar pero en una forma negativa casi al borde de generar lastima. Salir con la ridiculez que nuestras playas son las mejores del mundo es un renglón proveniente de una comedia. Empezando porque nuestras playas no poseen acceso al océano Atlántico. Lo que sí se puede decir es que nuestras playas poseen una belleza original. Pero no es un sentido competitivo ni comparativo. Estar orgulloso del terruño que nos vio nacer, no es sinónimo de menospreciar a otras culturas.

Egocéntricos  - Supongo es otra característica muy nuestra, pues hasta los más educados se puede apreciar que inician sus expresiones con el: “es que a mi…”, como si mi opinión, mi gusto, mis preferencias, o todo lo que se refiere a mi persona fuera una autoridad. No es lo mismo decir “yo opino… que esto y esto…”  a  decir: “Es que a mí no me gusta esto y esto….”   Que tiene que ver con la dinámica del foro.  Aquí está el secreto de saber entre lazar todos estos elementos y poder convivir con los demás. Brindar respeto, tener conciencia, entablar nuevas amistades, creer en el prójimo sin llevar ese vicio de desconfianza por delante, poder interactuar sin poner el “yo” primero.

Copiones – Vivimos en una era en donde es más fácil copiar, que inventar algo nuevo. Copiar no tiene nada de malo, copiar degenerando o comercializando sí. Este es otro tema muy vasto. Amigos Guanacos ha sido copiado, y lo más chistoso es que después de haber sido copiado ha sido burlado. Vaya usted a saber que mentalidad más brillante de aquellos que se han valido y servido, y después hablado en mal. El que copie que sepa respetar al original, como más mínima deuda.

Protagonistas – En todo grupo existen los protagonistas, es más hay grupos que solamente son grupos porque así lo determina el formato, pero más bien parecen páginas personales. El protagonismo es un área bastante frágil. Alguien puede escribir mensajes con el propósito de mantener un grupo vivo, sin sobre saturar y dando paso a que otros participen. Otro puede escribir incesantemente opacando a otros en cantidad y frecuencia, para hacer a todos saber quién es el (o la) mandamás.

Por todos estos puntos, se puede deducir lo más obvio. Ser líder de un grupo que trate con los diferentes aspectos sociales y culturales, no es tan fácil como parece.  Claro está, abrir un grupo cualquiera lo puede hacer. Estar dispuesto a brindarle un cuidado y tiempo, es ser digno de respeto y si no admiración al menos consideración.

Amigos Guanacos surgió hace aproximadamente doce años en Yahoo Groups. Tuvo su tiempo de “buena dinámica” pero su administración se durmió en cuanto a tolerar a un par de protagonistas, y por confiados se los llevo la siguanaba. Paso de ser de algo bonito y harmonioso, a ser algo verdaderamente lastimoso, pues se perdieron muy buenas amistades, y un grupo de amigos sin amigos no es grupo.

La experiencia, el tiempo, la tecnología, y la buena voluntad logro rescatar el naufragio, dándole un rumbo nuevo con más experiencia y dedicación en una plataforma diferente y más efectiva como lo es el Facebook, y aquí esta. Revestido y re dedicado, esperando a tripulantes que disfruten de su viaje.

Hacia dónde vamos: La meta es tener una nave, o sea un vehículo que nos transporte a re encontrar nuestra cultura, nuestros valores sociales.  Mucha gente usa la metáfora de un puente, pero en nuestro caso, un puente no se mueve, un barco sí. En un barco se puede navegar y si el objetivo no viene a nosotros, nosotros iremos colectivamente hacia esa misión. Noé logro navegar en un barco lleno de animales en donde solo él y su familia hablaban y logro su propósito. Nosotros podemos opinar, aquí todos pueden escribir… Nadie los va a calificar por su estilo ni por su ortografía ni gramática.

Es de suponer que todos tienen una historia que contar, sea anécdota o sea una idea. Lo que si no se consideran aceptables son mensajes disfrazados con bandera de libertad de expresión que vengan a denigrar la dignidad o integridad de alguien en cualquier base.

Los chistes coloquiales no son bienvenidos, y el mejor ejemplo a seguir es escribir algo por lo que quisiéramos ser recordados, ya alguien, en algún tiempo, en algún lugar, nos va a leer en el futuro y quizás hasta nos querrán tomar como punto de referencia para determinar e identificar la esencia de nuestra cultura.  Que viva El Salvador.